Blogger Template by Blogcrowds

Cloverfield. Monstruoso. Opinión.

4.2.08

Qué peligro tiene haber hecho la mejor campaña de publicidad viral desde El proyecto de la bruja de Blair.

Porque, y no es un juego de palabras, lo que ha creado J.J. Abrams es un monstruo que se les ha ido de las manos.

Porque Cloverfield, llamada aquí Monstruoso, es, después de todas la
s expectativas creadas, un engaño.

Hacía muchos años que no salía del cine con esa sensación: Sentirme engañado.


Leyendo ahora otras críticas, descubro que es una película de bajo presupuesto. Y me pregunto a qué llaman bajo presupuesto. Quizá si se hubieran gastado menos dinero en engañarnos con la publicidad, la película tendría mayor calidad.

Y no todo es malo. Pero es poco y breve. Y en este caso eso no hace que sea doblemente bueno.

Es como si te anuncian la mayor montaña rusa del continente, y cuando te montas dura un minuto, con una bajada tan inocente como la del 7 picos pero muy bien decorada.


El monstruo bebe del de The Host completamente, y aunque eso es mucho mejor que hacer un Godzilla más, no consigue alcanzar el nivel del de la película coreana.

Los pequeños monstruos que salen del grande, se parecen bastante, tanto en forma como en movimientos a los de Starship Troopers, aunque eso sí, con un tono mucho más realista.

Porque hay que reconocer que Monstruoso intenta ser realista, pero si vendes una película llena de misterios, secretos, y un monstruo que hará historia, creo que el optar por el realismo es un error.


Y aunque me interesa el estilo formal de la película, creo que está mucho mejor justificado en, por ejemplo, y citando un ejemplo reciente, REC, la cual, por cierto, seguro que tiene un presupuesto mucho más limitado, y en cambio consigue mil veces mejor su objetivo: hacer pasar un mal rato al espectador. Y cuanto peor sea ese rato, mejor habrá cumplido la película su objetivo.

Y parece que eso a veces se les olvida a los creadores de Monstruoso.


La historia de amor que justifica el camino que toman los personajes no nos interesa, porque no es eso lo que se ha vendido.

Y así podría seguir con cada dato de la película que nos publicitaron y se ha quedado a mitad de camino.

La desolación de Nueva York es genial, porque eso es lo que se quería ver. Pero es muy breve, como cada momento que parece interesante y que nos genera el suspense que estábamos deseando sentir al entrar en el cine.

Cuando acaba la película, da la sensación de que no lo han enseñado todo, que falta la mitad. Literalmente.


Y sé que, siguiendo las webs virales y semás, se podría entender que la película no es el fin de la historia, sino que hay que seguir informado para entender todo. Pues no. La publicidad conducía a la película, y es por eso que ésta debe ser el clímax de todo lo vendido porque, sinceramente, después de verla no me voy a poner a buscar qué pasó con la criatura ni con los sucesos posteriores que se cuentan en las webs virales.

Porque ya me da igual.

Porque una película debe entenderse siempre por sí sola, sea cual sea su publicidad, y debe entenderse por todo el público, por el que ha seguido cada paso viral y por el que simplemente quería ver una buena película, y si no es así, no es una película, sino sólo un campaña publicitaria más, en cuyo caso no dejaría de ser el engaño que es.

Lo siento porque estaba deseando verla, y quizá no esté de moda lo que voy a decir, ya que veo en otras críticas que hay gente emocionada, pero Monstruoso es la gran decepción del año.

Y sé que sólo estamos en febrero.

2 comentarios:

  1. Lucía dijo...

    Traidor...

    4.2.08  

  2. mots dijo...

    jaja no quisiste venir a ver antonioni jaJAJAJAJ. bueno, yo tampoco fui.

    5.2.08  

Publicar un comentario