Blogger Template by Blogcrowds

No es país para viejos. Opinión.

9.2.08

El viejo truco de no parpadear.

Acuérdate. Estabas en el colegio y jugabais a lo que fuese, cualquier situación era creada y cada uno hacía de un personaje. Estabais haciendo películas sin saberlo.

Y a uno le toca hacer de asesino loco. Y nada mejor para eso que mirar fijamente. Y no parpadear.

Javier Bardem sigue jugando y pasándoselo bien.

Y no parpadea.

Bueno, sí. Una vez. Y le puede valer el Óscar.


Pero él no es un niño, es un pedazo de actor, así que, además de eso, da a su personaje, un asesino con un sentido del honor y la palabra propio, todo un abanico de gestos, forma de andar, mirada, respiración. Un auténtico personaje con vida propia.

Y supongo que en ello tienen algo que ver los Coen, Ethan y Joel, ese equipo donde ellos se lo guisan y ellos se lo comen que tan buen fruto les da casi siempre.

Y en No es país para viejos, los frutos recogidos son realmente buenos.

Un peliculón.


El resto de los actores, Tommy Lee Jones, nominado al Oscar por el papel de En el valle de Elah. es el perfecto policía texano que no se ha encontrado con unos crímenes así en su vida, y nos hace ver perfectamente por su interpretación que, aun siendo capaz de seguir correctamente las pistas, no sabe si está preparado para ver hacia dónde le conducen.


Josh Brolin está en alza tras Planet Terror, American Gangster y En el valle de Elah y, por mucho que se le recuerde por su papel en Los Goonies, lo cierto es que sabe plasmar la dureza de sus personajes sin ningún problema. El vaquero perfecto.


En cuanto a la película, los Coen consiguen grandes escenas, que generan mucha más tensión que cualquier película reciente con monstruos, por ejemplo.


Tiene planos para estudiarse en las escuelas, así como su uso del silencio, herramienta totalmente opuesta a lo que nos tenían acostumbrados los Coen últimamente, y que da unos grandes resultados.

Es una película que hay que ver. Imprescindible.


Hay una cosa que hace que no sea una obra maestra, a mí entender. Las dos últimas conversaciones que mantiene Tommy Lee Jones con el compañero de su abuelo, también policía, y con su mujer. Sobre todo ésta última.

A pesar de eso, sales del cine sabiendo lo que acaba de pasar. Y al día siguiente te levantas aún pensando en ello:

Acabas de ver un auténtico peliculón.

Y eso es porque los Coen lo sabían: El viejo truco de no parpadear.

Y lo consiguen.

Hacen que no parpadees.



1 comentarios:

  1. Peter Punk dijo...

    Gran obra maestra que, con el paso del tiempo, será considerada como todo un clásico. Sí, señor.

    Con lo de Bardem estoy totalmente de acuerdo, pero si te pasas por mi blog verás una matización. No sé por qué pero me pasa últimamente con Bardem.

    Un abrazo crack!

    10.2.08  

Publicar un comentario